34 Cerro La Capitana

Volvemos otra vez al Rincón de la Victoria, esta vez de la mano de Fernando.

Quedamos en el aparcamiento del Restaurante Casa Pepe que, prácticamente lo han abierto para nosotros.

Mientras estábamos esperando vino una señora preguntándose por qué había allí tanta concentración de hombres en tan poco espacio.

La despachamos diciéndole que más adelante habría unos cuantos más y que, por favor, los fuera dirigiéndolos para allí.

Por una vez, y sin que sirva de precedentes, fue Manolo el que se encontró con una conocida en las inmediaciones.

Empezamos a subir el curso del Arroyo Granadillas por la Cañada de la Fuente.

Esta casa podría servir de decorado para una escena de la segunda guerra mundial.

Nos desviamos a la izquierda para seguir el sendero local SL-A-82 rumbo al Cerro La Capitana. Este sendero es también la última etapa del FR-242 de la Gran Senda de la Axarquía desde Moclinejo hasta las inmediaciones de Villa Antiopa en el Rincón de la Victoria.

En la subida rodeamos una escandalosa perrera.

El Torreón de Albendas Granadillas, casi derruido y en muy malas condiciones. Formaba parte de la antigua alquería medieval de Granadillas, de la época árabe andalusí.

El estado actual de este BIC es cada vez más ruinoso a pesar de que este yacimiento arqueológico está calificado de Tipo 1, es decir, de Protección Integral.

Unos cuantos subieron hasta la cima del Cerro Salazar y otros seguimos el camino por la falda del Cerro La Capitana pero sin perder de vista al otro grupo.

  

En el Cerro las vistas eran espectaculares, tanto del Rincón, La Cala, Málaga capital, Olías y Totalán.

El Cerro de Salazar sirve de límite entre las poblaciones de Rincón de la Victoria y Totalán, la altura del mismo es de 509 metros, en su cima hay un Vértice Geodésico, desde donde podremos disfrutar de unas vistas magnificas de las poblaciones de Rincón de la Victoria, Olías, Totalán, así como de los Montes de Malaga.

Aunque San Apple dice que son 520m.

Todo un detalle en la cima del Cerro de Salazar.

Pedro estaba recuperando el aliento de la subida al Cerro. Prácticamente no podía responderle al hijo por teléfono.

Detalle

Salva, como siempre, moviendo rocas de un lado para otro.

Tenían que bajar por esta senda y le pusimos el camino difícil.

Allí arriba estaban los compañeros intentando bajar por un camino de cabras.

Nosotros estábamos viéndolos de abajo y por eso llamé a Salva.

Pasamos cerca del Cortijo Lo Cea Alta.

Bajamos por el Carril de los Toros y para encontrarnos otra vez con el Arroyo Granadillas por el Cortijo Los Martínez.

Ya en el Restaurante, le tuvimos que echar 50 céntimos al niño para que jugara a las maquinitas, porque si no, no paraba.

Una ruta circular muy bien conseguida, con 11,70 km exigentes.

¿Dónde vamos ahora?

Pues claro, a tomarnos la cervecita, el lomo, el salchichón y el queso.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 4 Promedio: 5)